poesia mapuche actual

Jaime Luis Huenún Villa

   El trabajo literario de Jaime Luis Huenún Villa se mece entre las aguas más profundas de la tradición mapuche huiliche de la que procedía su padre y de la que emergen sus recuerdos de infancia, y la vertiente chilena y latinoamericana heredada de su madre; será esta la cultura la que marcará su formación literaria.

   Huenún (Valdivia, 1967), es originario dela Xregión de Chile, pero se crió algo más al sur, junto a sus abuelos paternos, en los alrededores de la ciudad de Osorno, el territorio huiliche por excelencia. El poeta asegura que se siente “un poeta mestizo, mi padre es huiliche y mi madre chilena, por lo que mi vida y mi poesía están entre las dos realidades”.

   Estudió Pedagogía en Castellano en el Instituto Profesional de Osorno y en la Universidadde la Fronterade Temuco, donde recibió los primeros influjos grecolatinos y conoció a los poetas europeos contemporáneos, por eso afirma que su obra “está muy conectada con el mundo indígena pauperizado que vive en este mestizaje complicado de comienzos de siglo, pero también está muy vinculada a los poetas europeos que me llegan de fuera. Mi intención es conseguir sintetizar estas dos vertientes como hizo Neruda en sus Residencias, para mi la parte clave de su obra”.

   Jaime Luis Huenún empezó a escribir hace más de 20 años, pero no fue hasta los años 90 cuando sus versos vieron por primera vez la luz. En 1996 y 1997 consiguió financiación del Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura(Fondart) de Chile para el desarrollo de sus proyectos de escritura poética y en 1998, la beca para escritores que otorga el Consejo Nacional del Libro y la Lectura. En1999 publicó Ceremonias y en 2001 Puerto Trakl, obra con la que consigue el Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía “El joven Neruda”, organizado por la municipalidad de Temuco. En 2003la Fundación Neruda le otorga el Premio Pablo Neruda a su creación poética. Muchos de sus poemas han sido publicados en revistas y antologías chilenas, norteamericanas y españolas.

   La poesía de Jaime Luis Huenún busca el decir cotidiano, la creación de una obra que tenga que ver con la memoria de su colectividad. La fuerza y la limpieza del detalle y el lenguaje transparente y denso son el puente entre sus dos realidades. “Me interesa el decir cotidiano que transporta las mitologías familiares, los sueños, las obsesiones, mis mitos personales poéticos, sumir la poesía en este torrente que es como dice Gonzalo Rojas, “la eternidad ahora mismo, en este lugar, con todas las convergencias y divergencias”, asegura el poeta.

   En la actualidad dirige la revista Pewma, literatura y arte, y realiza proyectos y actividades culturales en Temuco y las localidades campesinas de la provincia de Cautín, muy próximas al municipio de Freire, enla IX región, donde reside desde 1992. “En el sur de Chile hay un factor de convivencia entre los poetas, un mútuo aprendizaje”, asegura, por eso, su poesía, “intenta recuperar un espacio escritural en donde converjan diversas realidades”. Para Jaime Luis Huenún, la poesía es un espacio de libertad que aunque mapuche para una parte de la población, intenta ser una poesía chilena, lationamericana y universal. “El hecho de ser mestizo de origen mapuche no debe impedirme ser un poeta del mundo. La poesía es poesía mientras haga que el que la lee se ilumine internamente por medio de la palabra y mi poesía trata de hacerlo incorporando elementos mixtos de la oralidad y la escritura, tanto de las poéticas extranjeras como de las verbales que se escuchan en la calle o en la familia”.

Discurso por el Premio de Poesía Pablo Neruda 2003

  Estimados Amigos :

  Quien ante ustedes está debe primero presentarse, hablar de su familia, nombrar como conjuro los eslabones de su progenie mestiza.

  Jaime Luis Huenún Villa, hijo de
María Luisa y de René, nieto de Matilde
Huenún, de Marina Gonzalez y de Arsenio
Villa, bisnieto de Francisca Huenún y
de José María Huaiquipán, sobrino nieto
de Albino Aguas y de José Antonio
Llanquilef.

  Nacido el diecisiete de diciembre de 1967, en el hospital John Kennedy de la terremoteada ciudad de Valdivia.

  Hijastro dela Alianzapara el Progreso.

  Respiró las alzadas aguas y los turbios ventarrones del Calle Calle desde la población Corvi durante casi tres meses. Después, su padre huilliche y su madre pálida lo aposentaron en Osorno, en casa de su abuela paterna.

  Vivió a cuatro metros de la vía del ferrocarril donde, al menos una vez por mes, el tren atropellaba ebrios, perros o vacunos.

  Cuando ocurría esto último, hordas de pobladores destazaban al animal con cuchillos, hachas y serruchos.

  Muchas veces comió de esa carne violenta, oscurecida con la gruesa sangre que mana del azar y del hambre.

  Recuerda a un vecino que solía matar gallos en la puerta de su casa, enseñándole a los niños del sector, las técnicas del estrangulamiento y el desplume.

  Al poco tiempo vio pasar una caravana de camiones y jeeps con conscriptos abrazados a unas metralletas brillantes. Iban hacia el norte, hacia los campos y colinas que solía contemplar desde la copa de un cerezo corazón de paloma.

  Su padre, después del golpe, recibió un terreno producto de una toma y allí construyó una mediagua.

  La gente bautizó aquel lugar como “Población Nueva Esperanza”.

  Allí creció y comenzó a descifrar las opacas escrituras.

Sólo puedo leer tu cara, huenún jaime luis,
sietemesino feo, sólo
puedo leer tu mitad hijo,
tu mitad hueso y calavera encarnada,
tu débil número negativo
hecho de cuarteada eternidad y
carne.

Sólo puedo leer tu mitad padre, hermano, aquel
que diariamente sale a conseguir
una mísera ración de estrellas, exiguo alimento
de palabras que no saben todavía ni siquiera balbucear.

Sólo puedo leerte al lado de Otro,
sólo junto a los conjuntos rotos de tu madre,
sólo solitario pero nunca solo,
mal ladrón de la blancura de las Páginas.

Sólo puedo leerte juntando las letras
de tu vuelo de mosca reventado
al pie de un título de un poema de Tu Fu.

Sólo puedo leer tu raíz falsa,
huenún jaime luis, hombre
o duende porfiado o malo de la cabeza,
sólo puedo leer la mitad
del aire que te hace viejo,
la otra mitad la ganas
con el sudor de tus ojos y aquello
no tiene explicación en mi
alfabeto.

  Mapuche en castellano, chileno en mapuzungun, los linajes de mi sangre se entrelazan y extravían en las oscuras y torrenciales tierras del sur, en los ríos, tembladerales y campamentos valdivianos y en los bosques y las montañas huilliches dela Cordilleradela Costaosornina.

Trumao,
Cofalmo,
Cantiamo,
Trinidad.

Recuerdo en voz alta los nombres
de los sitios que habitaron mis abuelos:
el Molino de Oro camino a Hueyusca,
el Salto de las Tres Tazas
donde la piedra hace florecer
un delgado estero silencioso.

He de ir, me digo, he de oler
las hierbas de los puertos del Rahue.
Veré saltar las carpas en el río Bueno
y escucharé, a medianoche, la música
del barco de luz que vuela hacia el mar.
Llevaré flores a las tumbas de esos hombres.
Mañana, me digo, mañana
cuando amanezca en el sol.

  Huilliche hispanohablante como soy – insisto en decir- nacido y criado en los dominios de la sociedad chilena, perdida ya la inocencia de la raza y de la infancia, he debido tomar las ramas de la poesía para cobijarme bajo el árbol desmedrado de mi origen.

  Chaurakawin, antiguo y enterrado nombre aborigen de la ciudad de Osorno y sus vecindades, pierde su memoria: peces y pájaros, pumas y flores, muertes y sueños. Han pasado ya 446 años desde la llegada de la expedición de García Hurtado de Mendoza a la Butahuillimapu, las Grandes Tierras del Sur de los Huilliche, donde los antiguos levos y kawines del sol y de la luna se levantaban entre los gigantescos y cerrados bosques fríos en lo que hoy la geopolítica chilena denomina Décima Región de Los Lagos.

  “Poblé la ciudad de Osorno, que es una de las buenas de toda aquella tierra, por ser villa de más de 80.000 indios y tener 80 vecinos y ser fértil de comida y muy más de oro”. Esto escribía el conquistador al rey Felipe II en 1558, sellando con dicha frase el destino de la región y de sus nativos habitantes: 80.000 mil indios disponibles para la explotación de minas y aguas auríferas y para las encomiendas de la Corona Españolaen el sur del Reyno de Chile.

  La historia, desde entonces, se ha escrito parcamente para un pueblo obligado a las restricciones y precariedades de la sobrevivencia física y cultural, un pueblo disgregado y acorralado, aculturado y mestizado a la mala. Hoy, después de la Guerrade Arauco de trescientos años, de la caravana punitiva del capitán Tomás de Figueroa en 1792, del tratado de paz de 1793 frente al río Rahue, de la Pacificaciónde la Araucaníaconcluída en 1883, de la Colonización Alemanade 1840, de las usurpaciones y las matanzas en Forrahue, Loncoche, Futrono, Llanquihue y otros tantos territorios durante todo el siglo XX , venid a ver la sangre de la estirpe Loncomilla (Cabeza de Oro) en los barrancos, venid a ver el hambre de la estirpe Huaiquipán (Lanza del Puma) en las barriadas, venid a ver el sueño y el delirio del linaje Huenchuan (Hombres del Sol) bajo los puentes.

  “Heredamos la vida lacerada de pueblos que arrastran un castigo de siglos, pueblos los más edénicos, los más puros, los que construyeron con piedras y metales torres milagrosas, alhajas de fulgor deslumbrante, pueblos que de pronto fueron arrasados y enmudecidos por las épocas terribles del colonialismo que aún existe”. (Pablo Neruda, Estocolmo1971).

  Debajo del cemento y las maquinarias de la industria, debajo de los municipios y las gasolineras, debajo de las grandes lecherías y empastadas, bajo las extensas plantaciones de eucaliptus y pinares ( “Oda a la erosión en la provincia de Malleco”) los hombres de la tierra no terminan aún de morir.

Pero nada se oculta en este cielo, hija, nada
y el difunto corazón, podrido y todo,
no olvida bajo tierra:
Francisco Acum, recuérdate – lloraba-
limpiaplata le llevo a tus heridas.

Angela Rauque es una loica encinta
que da a luz entre peumos y tineos.

Ya pues Marinao, no llores muerto,
y vamos a nadar al río Contaco.

María Santos es buena tejedora,
sus mantas valen oro cuando rompe el agua.

Calendaria Colil, huelen tus pechos
a poleo quemado y a chilco con rocío.

Carolina Guimay, aporca, alza porotos
como lanzas florecidas hacia el cielo.

Carmen Llaitul escarba, coge berros
y el estero se llena de salmones.

Antonio Nilian hierve, endulza chicha
con la miel y con los pétalos del ulmo.

Tránsito Quintul tiene visiones
donde arden las hojas del latúe.

Candelaria Panguinao busca nalcas
y varillas de voqui en las quebradas.

Juan Acum sangra, moja juncos
que se doblan sobre el agua del Maicolpi.

(Todos sangran, son sus sangres las que caen
al oleaje de la tarde en Pucatrihue.

Todos sueñan en el monte y la llanura
y en un hilo del alma de sus hijos).

  Quiero por último decir que lo indígena mío emerge como un diálogo conflictivo entre sangres y culturas diversas, esto es, como un torrente textual híbrido que pretende hacerse cargo tanto de fragmentos de pulsiones y contradicciones universales contemporáneas, como asimismo de las potencias del sueño, la magia, el mito y la tragedia que sostienen la cotidianidad, los imaginarios y las utopías del pueblo al cual una parte de mi destino y de mi memoria pertenecen.

  Son estas, quizás, las razones que han considerado y validado los poetas Raúl Zurita -Premio Nacional de Literatura- , Delia Domínguez – representante dela Academia Chilena dela Lengua- y Mauricio Barrientos – representante dela Sociedad de Escritores de Chile- para otorgarme el Premio de Poesía Pablo Neruda 2003, premio que recibo como un honor proveniente del legado lírico y ético del más universal poeta chileno del siglo XX.

————————————————————————————————–

 Graciela Huinao

LA VIDA Y LA MUERTE SE HERMANAN

tradujo al hebreo: Edith Lomovasky- Goel

Al mirar atrás
puedo ver el camino
y las huellas que voy dejando.
A su orilla árboles milenarios se alzan
con algún cruce de amargas plantas.
Pero es equilibrada su sombra
desde la huerta de mi casa.
Allí aprendí a preparar la tierra
la cantidad de semilla en cada melga
para no tener dificultad en aporcarla.
Es tu vida
– me dijo- una vez mi padre
colocándome un puñado de tierra en la mano.
La vi tan negra, la sentí tan áspera.
Mi pequeña palma tembló.
Sin miedo – me dijo-
para que no te pesen los años.
La mano de mi padre envolvió la mía
y los pequeños habitantes
dejaron de moverse dentro de mi palma
El miedo me atravesó como punta de lanza.
Un segundo bastó
y sobraron todas las palabras.
Para mostrarme el terror
a la muerte que todos llevamos.
De enseñanza simple era mi padre
con su naturaleza sabia.
Al hermanar la vida y la muerte
en el centro de mi mano
y no temer cuando emprenda el camino
hacía la tierra de mis antepasados.
Abrimos nuestros dedos
y de un soplo retornó la vida
al pequeño universo de mi palma

 

 החיים והמוות חד הם

תרגמה מספרדית: אדית לומובסקי- גואל

 

גרסיאלה הוינאו  משוררת בספרדית ובמפונדונגום (שפת המפוצ’ה)

החיים והמוות חד הם

תירגמה: אדית לומובסקי-גואל

במבט לאחור,

אני רואה את דרכי

את עקבותיי.

על אם הדרך

מתנשאים עצים עתיקים

מעל עשבים מרים,

אך צילם המאוזן

נצפה מגן הירק שבביתי.

שם למדתי לעבד את האדמה,

את כמות הזרעים המתאימה

לכל תלם.

אלה הם חייך- אמר לי אבי פעם,

והניח חופן אדמה בידי.

הייתה היא כה שחורה בעיניי, כה מחוספסת.

כף ידי הזעירה רעדה.

– אל פחד- הוא אמר,

כך כובד השנים לא יעיב עליך.

הוא כרך את כף ידו בכף ידי

והתושבים המזעריים

חדלו להתרוצץ בכף ידי.

הפחד חצה אותי כחנית.

שנייה אחת הספיקה

וכל מילה הייתה מיותרת

כדי להמחיש עבורי את האימת המוות

האצור בכולנו.

גדול בחוכמתו היה אבי ותורתו פשוטה.

אחווה בין החיים למוות

שבמרכז ידי

ללא פחד ומורא

בצאתי לדרך

אל אדמת  אבותיי הקדמונים.

פרשנו את האצבעות

ובנשימה אחת שבו החיים

אל היקום המזערי

שבכף ידי.

——————————————————————-

 LOS GANSOS DICEN ADIOS
(A mi abuelo, Adolfo Huinao)

En los ojos de mi abuelo Williche
navegaba el miedo.
Tan sólo al morir apagó ese brillo tímido.
Lo que la naturaleza no pudo
apagar en mi memoria,
el color de archipiélago
agarrado en su rostro.
Abuelo, para serte fiel
no recuerdo el día exacto.
Sólo veo a los gansos
abriendo y cerrando
sus alas por la pampa.
Mi corto andar, abuelo
no entendió
el origen de tus palabras.
Anciano como eras
me alzaste del suelo
y de tu boca nació la muerte
desembarcando en tu playa.
Tu padre y tu hermano
remaron al sacrificio
mientras su madre y mi abuelo
alcanzaron la orilla del hambre.
No hubo eco en la montaña,
fueron calladas tus palabras.
Pero mi niñez asustada
se acurrucó al alero de sus años.
Abracé la pena de tus ojos
y juntos miramos la pampa:
una isla con sus gansos
en los ojos de mi abuelo se quedó
en la última mirada.
Abuelo, hoy sé
nunca fuiste Williche;
tu origen Chono o Kawaskar
no subió al bote
el día que robaron tu tierra y tu raíz.
Ahora entiendo
la pena de tus ojos.
De tu origen navegando
en el gran cementerio
del Pacífico Sur.

Extraído de:

www.mapuchenews.com

—————————————————————

Leonel Lienlaf

Nacido en la comunidad de Alepue, cerca de San José de la Mariquina, Leonel Lienlaf , pertenece a la nueva generación de poetas bilingües que escriben en mapudungun y español. Es poesía cantada, una revelación para quienes aman realmente la poesía auténtica. La presente selección pertenece a su libro “Se ha despertado el ave de mi corazón” © Editorial Universitaria, S.A., 1989.


1.- Temuco-Ciudad

El río Cautín
en el medio
baja llorando
por Temuco
llora.

El cerro Ñielol
sentado mira
grandes casas
Casas que no son
de mapuches,
piensa.

Temuco-ciudad
debajo de ti
están durmiendo
mis antepasados.

Soñando en su sueño
están ellos
y corre en el río
su sangre.


2.- Amanecer

Di vueltas en torno a mi vida
y me miré en una laguna,
más azul se puso entonces el
cielo
y a lo lejos
más roja aún se veía mi sangre.
Pero llega la mañana
y las diucas
me sobresaltan inquietándome.


3.- Pasos sobre tu rostro

Madre, sobre tu rostro, con un
traje desconocido
apareció el murmullo del agua.
Todos los recuerdos presentes
envolvían ese sonido
y algo me miró.
Yo era un tronco formado
por miles de caras
que salían de tu rostro.
Por el tronco caminé a través
de cientos de generaciones
sufriendo, riendo,
y vi una cruz que me cortaba la
cabeza
y vi una espada que me bendecía
antes de mi muerte.
Soy el tronco, madre
el que arde
en el fuego de nuestra ruka.


4.- Palabras dichas

“Es otra tu palabra”
me habló el copihue,
me habló la tierra.
Casi lloré.
“Tus lágrimas debes
dársela a las flores”
me habló el pájato chucao.


5.- Wüdko

Los pájaros wüdko
le contaron mis sueños a los
bosques
le dijeron que yo era el silencio
que los había despertado
y que me habían visto correr
detrás de mi sombra fugitiva.

Le contaron también a la noche
que me vieron dormir en el día
y que muchas veces mi canto
se perdía entre las espinas.


6.- El sueño de Mañkean

Hace muchos pasos atrás
(cuando estos años aun no se soñaban)
bajaron mis pies en un segundo.
Bajaron un día
con el suave canto de la brisa
a buscar el beso de la piedra.

Cerca de la madre de las aguas
me miró la piedra en flor
y en el choque incesante de las olas
me abrazó su espíritu.

Acaricié entonces mi corazón
y encendí con fuego mi camino
para vigilar el sueño del sol
y el baile de las estrellas.

Mi risa es el sol del mediodía,
mis lágrimas las vertientes,
mi dormir es el descanso del amor
y mi despertar la vida de los peces.

Es así mi existir,
es así mi palabra
y las aguas me continúan cantando.


7.- Palabras en invierno

Ya se ha mojado la tierra,
hermano,
el viento del norte
asustó a mi corazón
y esparció su sangre.

Ahora ríos de lágrimas
caen desde el cielo
y los bosques lloran

es grande el suspiro
de los animales,
es fuerte el llanto de la
tierra
y todo mi cuerpo gime
porque no encuentra su
Primavera.


8.- Creación

La pampa recogió mis huesos
y los recorrió uno a uno
luego amasó mi espíritu
meciéndolo entre sus brazos.

La pampa me pidió que cantara
la poesía del infinito
luego me dijo que fuera
hasta el gran fuego de las
estrellas.
Me dijo que allí despertaría.


9.- Desde la lluvia

La lluvia me habla
con frescura,
me mira desde el suelo empapado
luego se desliza por mi espíritu
hasta el otro lado del tiempo.

Mi corazón es como el canto de
la lluvia,
es el olor fresco
de mis pensamientos.


10.- Lluvia

Bajó como pétalos de flores
gota a gota
y cayó sobre mi cabeza
luego se escurrió
cerca de mi corazón
refrescando mis venas sedientas.


11.- Niño

Hoy volví a ver de nuevo
las aguas del estero
(esas que algún día bebí)
corriendo
junto a los altos konkillos
donde me bañaba.

Ellas guardan mi cuerpo de
niño
ellas aun guardan al amigo
que invisiblemente jugaba
en la tarde,
con mis antiguos ensueños.


12.- Transformación

La vida del árbol
invadió mi vida
comencé a sentirme árbol
y entendí su tristeza.
Empecé a llorar por mis hojas,
mis raíces,
mientras un ave
se dormía en mis ramas
esperando que el viento
dispersara sus alas.
Yo me sentía árbol
porque el árbol era mi vida.


13.- Camino

He corrido a recoger en las llanuras,
en la playa,
en la montaña,
la expresión perdida de mis abuelos.
He corrido a rescatar
el silencio de mi pueblo
para guardarlo en el aliento
que resbala sobre mi cuerpo
latiendo,
haciendo vibrar mis venas
sobre el sol que se levanta
sobre las altas cordilleras
para que el espíritu sea viento
entre el vacío de las palabras.

He corrido a recoger el sueño
de mi pueblo
para que sea el aire respirable
de este mundo.


14.- Estoy

Estoy suspendido en el aire
como el canto de los pájaros
como el olor de las flores
que llena los espacios.
Voy como agua
por este río de vida
hacia el gran mar de lo que
no tiene nombre.

Yo soy la visión
de los antiguos espíritus
que durmieron en estas pampas.
Soy el sueño de mi abuelo
que se durmió pensando
que algún día regresaría
a esta tierra amada.

Él se fue de viaje
más allá
del horizonte de los sueños.


15.- Volveré

Volveré a decir que estoy vivo
que estoy cantando
cerca de una vertiente
¡Vertiente de sangre!

Le preguntaré al sol de dónde
viene
y si pasan los años repetiré
lo mismo.

Vengo de las tierras de Alepue, diré
avanzo, avanzo
quiero llegar muy lejos
más allá del umbral de las estrellas.

extraido de:

http://www.angelfire.com/nj/poesia/etnica/lienlaf/lienlaf2.html

———————————————————————————–

Maribel Mora Curriao – Panguipulli

Llovía oscuro y el mundo era un inmenso lago, la luna se ocultaba a nuestros ojos y los abuelos hablaban de antiguos designios. Nadie dudaba entonces de sus sueños, ni lo hacemos ahora olvidados en la casa del águila, perdidos de la huella con furia y saña abrieron en la cordillera Ignacio y Belarmino Chiguay, la misma ruta que perdió a sus hermanos y que Margarita abandonó con premura.

Ajena yo
remonté por el camino claro.

Mañana volveré me dije
y sembraré nuevos cantos
Y cerré los ojos para recordarlo
allí dejaba el sol
la nieve
los besos
y las placentas aún calientes
de los últimos partos
las oraciones que dije
y las que no dije
en las montañas
el silbido del viento
y las culebras
la ruta abierta en las quebradas.

La noche no es más
que una inmensa roca me digo
azul como la melancolía de la
luna nueva.

 extraido de

http://unocaediezselevantaran.blogspot.com/2009/11/maribel-mora-curriao-panguipulli.html

 ———————————————————————–

Enlaces a poesía mapuche actual:

http://www.monografias.com/trabajos906/weupufes-machis-poesia-mapuche/weupufes-machis-poesia-mapuche2.shtml

http://bdigital.ufp.pt/bitstream/10284/2689/3/103-112.pdf

http://seriealfa.com/alfa/alfa28/PoetasDeLaTierra.htm

http://www.gracielahuinao.cl/?reverse=true

http://liwenmapu.wordpress.com/2011/01/31/la-araucana-en-el-siglo-xxisu-vigencia-poema-de-alonso-de-ercilla-en-el-mercurio/

http://www4.biblioredes.cl/BiblioRed/Nosotros+en+Internet/RAYEN+DOMO/Hilando+en+la+memoria

http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0071-17132005000100011&script=sci_arttext

Esta entrada fue publicada el abril 24, 2012 a las 6:39 am. Se guardó como discurso hegemonico edith lomovasky- goel, edith lomovasky-goel literaturas perifericas, estudios transculturales, literatura fronteriza, literatura poscolonial, literatura transmoderna, natalia toledo, Uncategorized, אדית לומובסקי - גואל תרגום שירה מספרדית, אדית לומובסקי- גואל חקר תרבות, אדית לומובסקי-גואל ספרות ופריפריה, לומובסקי-גואל ספרויות, ספרות ופריפריה y etiquetado como , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: