textos literarios – poesía

                  

      

  

Poesía

Clara Eugenia Ronderos

                          Livia Díaz

                                   Marta Zabaleta

Dos pasaportes

Por Clara Eugenia Ronderos  (Colombia-Estados Unidos) Lesley University

El avión,

la maleta, cincuenta libras exactas,

hacia la vida en ese otro lugar.

Una última noche en cama a este lado del mar.

Mañana, en la montaña, donde el mar es un mito

con nombres diversos.

El viaje, planeado meses atrás

ahora enfrente como una pared

que separa el cementerio

de un huerto parecido al paraíso.

Un paraíso cuya única función es expulsar.

Recibe cálido, abraza, retiene un mes

la soleada y verde mirada de su interlocutor

y lo lanza después, por sobre el muro,

en dirección inversa:

allá.

(Aquí) se labora

para ganar lo que se está condenado a gastar,

se sueña con volver, se espera, se desespera

y se compra un nuevo pasaje, tarifa económica

no retornable, no transferible, obligatorio

como luz al final de un túnel

que nunca se acaba,

solo se interrumpe regularmente

con ese simulacro de pertenencia,

con ese salto huyendo de tumbas,

con ese gracioso aterrizaje de mañana,

repetido año tras año, en medio

de la oscuridad.

Clara Eugenia Ronderos es doctora en Literatura y Lingüística Hispánica de University of Massachussets, Amherst. Es cuentista, poeta y crítica de poesía y escritura femenina. En 2010 recibió el premio Carmen Conde de Poesía. Sus publicaciones más recientes incluyen Círculo de Fuego” Ellas también cuentan. Finalista del Premio Ana María Matute Editorial Torremozas (2010), el poemario premiado Estaciones en Exilio. Madrid: Editorial Torremozas (2010) y el poemario Raíz del Silencio. Bogotá: Universidad de los Andes (2012) disponible en: http://www.todoebook.com/RAIZ-DEL-SILENCIO_-POEMARIO—UNIVERSIDAD-DE-LOS-ANDES-LibroEbook-9789586957632.html.

————————————————————————————————–

Del cambio global

                    Livia Díaz

Con adriano afecto

me abrazo a mi padre

orlando el silencio

que me rodea

de pie a la recompensa

con mis cuatro elementos.

Somos, de la huasteca baja,

nacidos en la generación sin nombre;

portadores del gen, y del poema,

del bando de la seguridad biológica

por el bien mental

del hombre, y de la mujer del futuro.

Livia Díaz, México D.F., 1965.- Poeta y periodista de oficio; promotora de lectura.

———————————————————————————————–

Marta Zabaleta

El cafetín de Devoto

              

                 A las víctimas de la Operación Cóndor en Argentina,                  a mis hijos Tomás Alejo y Yanina Andrea

 

“Traful, recuerdo con una quizás indebida alegría el año entero que pasamos enjaulados en un coqueto ambiente de 1, 5 x 1,80, con todos los adelantes (inodoro, piletita, lampazo). Leíamos desde las 6 a.m. hasta las 9am, hora de ir al recreo. En la tarde, después del recreo vespertino cantábamos a dos voces y los otros “internos” creían -promoviendo nuestra más sincera vanidad- que había una radio en el pabellón. Los dos 1 de septiembre en que convivimos canté para vos “Le temps des cérises”. Un primero de febrero vos me cantaste un estilo de Gardel. A la noche, inventamos una ceremonia muy graciosa (para nosotros) con el objeto de preparar los catres. Podíamos a veces pasarla muy mal, pero éramos -¿lo diré?- felices. Nos fortalecían la esperanza, los ideales, las canciones, las lecturas y el sentido del humor. Y tu inmensa bondad solidaria”.

Emilio de Ípola *.
9/5/2009

Devoto tenía ese que sé yo, ¿viste?

Y detrás de ningún árbol se me aparecía él.

Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte a la luna

que no andaba por la larga calle de la cárcel. Calle sin árboles.

Piantados y piantadas, había, pero estaban adentro. Presas. Presos.

Y enfrente el cafetín, siempre abierto, como con bronca y coraje.

Mañanitas de Devoto con madres de los socialistas chilenos,

presos y presas de antes del golpe.

Acampadas durante la noche en la calle. Con un número que guardaban,

porque yo tenía una hijita. Por eso llegaba tarde,

tipo siete de la mañana, al lugar de las chilenas,

que ya estaban bien adelante en la cola.

Llegaba, sí, pero agotada. Y muy nerviosa.

Las dos nos acostábamos a las tres de la mañana

siempre vestidas, la nena y yo.
Por si nos secuestraban de madrugada.

Ella pensaba defenderse

con el palo del rastrillo de la playa
que todavía guarda bajo su cama.

La dejaba durmiendo, con su nanita Silvia Ibalde

recién llegada, salía a escondidas, si podía

sin saludar al portero, y caminaba

y caminaba y caminaba
a riesgo de extenuarme. Ingenuamente,

creía que así nadie sabría

de que casa había partido.

Siempre encontré complicado eso de pedirle al tachero que me llevara.
Por más que caminara, cuadras y cuadras, pasar anónima en Buenos Aires no era sencillo: decir Cárcel de Villa Devoto y azorocharme. Vendrían luego los cuentos, consejos, retos con amenazas, y hasta alguno que otro requiebro, quejas del alma, mi marido chileno,

el preso Alberto, hubiera dicho
que todo era más simple, los encontrabas

porque les hablas y te seguirían todo el tiempo

desde antes de caer yo en cana…
Desde Belgrano R hasta la cárcel, de un de repente, yo descansaba, revisando en la mente

si llevaba el dinero que debía depositarle en la cuenta

Banco Nación sucursal de la cárcel, para que le dieran

pan y mate cocido. Palos. El resto, hambre.
Por meses, no le entraron ropa. Después los utensilios de tocador, entregados desde la cola, sin poder verlo. Y las requisas.

Y dejarlo sin visitas. Estaban suspendidas ¿habría traslados?

Sangre y terror, sin lágrimas. ¿Quién moriría?…
Aserrín aserrán
los maderos de San Juan
piden pan, no les dan,
piden queso, les dan hueso

y les cortan el pescuezo

Esas mañanitas de Buenos Aires

donde en la cola estaba

una de las hermanas del Che Guevara.
Parada por horas, reclamando
el derecho de los presos de querer ser mirados.
Y una media atontada, agonizaba primero

en el barcito ubicado justo enfrente de la puerta de la cárcel.

No tenían medialunas, ni milanesas:

compañeras nerviosas, madres llorando, hermanas tristes, esposas una que otra , y hasta un hermano, dos padres, harto humo, café y miedo.

Mucho miedo; pero nunca un tango.

Y muy importante, había un baño.

Después, pasar y adentro, humillación y espanto.

La cola: hijas, hijos, de pocos años
llevándole un clavel y una rosa por su cumpleaños

a la madre.

Sería la hora en que los esbirros

comenzaban a tomar el mate amargo, que escupían a tu paso.
También la del primer güisqui mío del día, en ayunas, sin hielo ni soda

para darme coraje, desasustarme.

Paren las bembas.

Tómense un trago, que ya lo’vamos.
Barcito que no tenías wisky y bombones,

como aquel bar bienudo adonde a pocos selectos

les tocaba el sexteto de Piazzola.

Un dia charlando le pedí que tocara en el Luna Park

para mandarle fondos a los presos en Chile,

¿En el Luna Park? repitió en un murmullo Se sonrió con tristeza, y comentó: ‘…Pero son tantos…’

Y yo que digo :claro, che, hay que hacer algo, por eso…

‘…¿Quién va a pagar por escucharme, Marta?’

Miraba con ironía, tal vez con cierta tristeza,

en aquella tardecita loca de Buenos Aires.
Tardecitas que a veces

tienen ese algo, un no sé qué, que te hace sentir tan sola
cuando hacés cola. Por un númerito, para irte al exilio,

por una sopa, o en un avión a la muerte en El Plata…
Aunque no nos quede pan, siempre les sobran balas.

Como olvidarte  en esta queja

cafetín de Buenos Aires

si sos lo único  en la vida

que se pareció a mi vieja.

*Horacio Traful Baldomero Alvarez Grunnman, chileno-argentino, fue secuestrado en Buenos Aires el 7 de abril de 1976. Apareció más tarde en la cárcel de Devoto y luego de la inspección de Amnisty Internacional, fue trasladado a la cárcel de Alta Seguridad de La Plata, Unidad 9, a cuya celda hace referencia su colega y amigo Emilio de Ipola, autor de este epitafio que escribió en la webpage de Traful (http://www.trafulalvarez.com.ar/ppal.htm), dos años después de la inesperada muerte de la muerte de Traful en el exilio en Francia, 2007.

.

Marta Zabaleta ©, Londres, 11 de marzo 2010, día en que en Chile asume el gobierno el pinochetismo, movimiento político que nunca dejó realmente el poder. Sólo el gobierno.

Capítulo de Dulce de Leche, libro de mis seudo memorias (sin publicar)

 

Marta Zabaleta es argentina exiliada en Londres ; perteneceal Comité Editorial de Exile Ink,Londres,y colabora con numerosas publicaciones de varios países. Honrada como ‘Hija de Simone de Beauvoir’, por la British Broacasting Corportation (BBC) y el ArtCouncil of GB (1989); CARA (Council for Asisting Academic Refugees) y elMuseum of London la seleccionaron como ‘ciudadana refugiada que ha contribuido destacadamente a la cultura de la Ciudad de Londres'(2005).Listada desde1992 en más de 30 biografías de Europa y EEUU.Ej,The International Who’s Who of Authors and Writers 2012, y The International Who’s Who of Women 2012, Routledge Press, Londres, 2012.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: